SHOA

SERVICIO HIDROGRÁFICO Y OCEANOGRÁFICO DE LA ARMADA

A las 01:49 hrs. del viernes 08 de septiembre, se percibió un evento sísmico en la zona centro y suroeste de México, como también en el norte de Guatemala, cuya magnitud final, de acuerdo a lo informado por el Pacific Tsunami Warning Center (PTWC), fue de 8,2 grados.

Tras este evento, el primer reporte que se recibió en la Sala de Operaciones del SNAM por parte del PTWC a las 01:56 hrs., indicó, preliminarmente, que la magnitud del sismo era de 8,0 localizando su epicentro a 175 Km al Weste de Chiapas, México a una profundidad de 33 Km. generándose una Alerta inicial para México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras y Ecuador.

Tres minutos después de haber recibido la información, el SNAM emitió el primer Boletín para este evento, donde se señalaba la ocurrencia de un sismo de magnitud significativa dentro de la Cuenca del Pacífico cuyas características debían ser evaluadas por parte del PTWC y el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA), quienes, una vez finalizado el proceso de modelación y análisis, informarían si existía o no posibilidad de amenaza de un Tsunami en las Costas de Chile, todo lo anterior, de acuerdo a los protocolos establecidos en conjunto con la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública (ONEMI).

A partir de ese momento y utilizando las diversas plataformas tecnológicas implementadas en la Sala de Operaciones, profesionales y técnicos del SNAM iniciaron los procesos de análisis, modelación y monitoreo de las fuentes de información nacionales e internacionales, además de establecer comunicación directa y permanente con los Centros de Alerta de Tsunamis del Pacífico Sudeste, incluyendo al de México.

Posteriormente, a las 02:38 hrs. el SNAM emitió un segundo Boletín indicando que la magnitud había aumentado a 8,2 pero que las características del sismo no reunían las condiciones necesarias para generar un Tsunami destructivo en la Costa de Chile, como resultado del modelamiento numérico de los datos obtenidos por las Boyas Detectoras de Tsunamis (DART) ubicadas en las cercanías del epicentro.

El SNAM, como encargado de determinar la amenaza de Tsunami en nuestro país, mantuvo un constante monitoreo tanto de las Estaciones del Nivel del Mar como de las Boyas DART que se encuentran en el Pacífico Sudoriental, con lo cual se pudo determinar con certeza que este evento no afectaría a las costas chilenas.