SHOA

SERVICIO HIDROGRÁFICO Y OCEANOGRÁFICO DE LA ARMADA

Con la instalación de esta nueva Boya DART 4G a 220 kms al NW de Valparaíso, ya serían cinco los instrumentos con los que contaría nuestro país para la detección temprana de Tsunamis frente a la costa nacional. Tras un año de la instalación de dos prototipos del Sistema Boyas DART 4G frente a las costas de Mejillones y Constitución, el día 05 de diciembre en dependencias del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA), su Director, Contraalmirante Patricio Carrasco, anunció, junto al Subdirector de la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, don Víctor Orellana (ONEMI) , el Director del Centro de Investigación para la Gestión Integrada de Desastres Naturales (CIGIDEN) don Rodrigo Cienfuegos y el Director del Centro Sismológico Nacional (CSN) Dr. Sergio Barrientos, la instalación de una tercera boya de última generación a 220 km al NW de Valparaíso.

De acuerdo a lo señalado por la autoridad naval, el fondeo de este quinto sistema viene a cubrir una brecha que existía actualmente entre la Boya DART II ubicada en el sector de Caldera y la DART 4G en Constitución, permitiendo dar mayor cobertura a nivel nacional e incrementar la capacidad de detección de maremotos a una distancia más cercana a la fosa donde se producen los sismos que generan los Tsunamis. “Con la instalación de esta nueva Boya mediante el Buque Científico AGS Cabo de Hornos, vamos a tener un mejor pronóstico y vamos a estar más cubiertos en un área donde no existía ninguna boya”, señaló el Almirante Carrasco.

Por su parte, el Subdirector Nacional de ONEMI, Víctor Orellana, destacó la labor de los organismos Científico Técnicos, quienes con su aporte de capacidades están contribuyendo a fortalecer en el país un Sistema de Monitoreo y Alerta Temprana frente a la amenaza de Tsunami. Lo anterior, ha quedado de manifiesto mediante el trabajo colaborativo entre ONEMI, CSN, SHOA e instituciones del mundo académico.

Rodrigo Cienfuegos, de CIGIDEN manifestó que este organismo desde el principio ha trabajado de la mano con las instituciones nacionales encargadas de la Gestión de Riesgo. “El Sistema SIPAT fue un trabajo desarrollado junto a la Universidad Federico Santa María y CIGIDEN, y hoy estamos felices de participar y seguir respaldando el trabajo del SHOA. Sin duda que esta nueva boya y la red que está en funcionamiento nos permitirá contar con mayor información para analizar las consecuencias de los Tsunamis y avanzar en la mitigación de sus impactos", indicó.

Finalmente, junto con reconocer la necesidad permanente de conocimiento sobre este tipo de eventos, el Dr. Barrientos hizo mención al aporte que conlleva la instalación de esta nueva Boya, ya que a través de ella se podrán obtener mayores antecedentes respecto al comportamiento de los Tsunamis. Asimismo, indicó que la instalación de esta quinta boya en la zona centro- norte del país, responde a que actualmente existe un sector que no tenía cobertura con este tipo de instrumentos, donde además, uno esperaría que la actividad sísmica sea cada vez más frecuente. “Es más probable que ocurran terremotos importantes en aquellos lugares donde no se han generado este tipo de eventos en los últimos diez o cien años”.