La navegación y los primeros instrumentos

 

        Los  primeros exploradores, navegantes europeos, navegaban  de marca en marca (punto fijo de la costa que se toma como señal para conocer la posición del barco). Sin embargo cuando comenzaron a adentrarse  en altamar, necesitaron otros métodos de ubicación y orientación.  

        La naturaleza aportó  buena parte en la solución de este nuevo problema. En la Edad Media se dieron  cuenta que podían averiguar su situación respecto al Norte o al Sur, estudiando la posición de la estrella Polar y  observando los movimientos del sol.  

        Hacia el siglo 15 (la gran época de las exploraciones marítimas de Europa) ya utilizaban varios  instrumentos de orientación como la brújula, para seguir una dirección  y el astrolabio para la posición. En un principio toscos  y poco exactos, estos instrumentos se fueron perfeccionando con el tiempo.

EL RELOJ DE ARENA 

        Aún no era útil para viajes largos (por la brevedad de sus periodos de medio minuto).

        En combinación con una corredera que se deslizaba con una barquilla (pieza de madera flotante), se empleaba para calcular la velocidad.

        La barquilla se deslizaba atada a un cordel en que acortaban los nudos. Aflorados.

EL ASTROLABIO

       Era un instrumento para medir la altura del sol al mediodía, indicando la latitud al navegante.

       Como muchos otros instrumentos de navegación fue utilizado primeros por los astrónomos.

       Costa de un disco graduado entorno al borde y un indicador giratorio previsto de una mirilla en cada extremo. El observador hacía girar el indicador hasta que los rayos solares atravesaban ambas mirillas. Los punteros del indicador  señalaban en grados la altura del sol sobre el horizonte.

LA BALLESTILLA 

        Servía para conocer la latitud al medir la altura de una estrella. El navegante empleaba la ballestilla al horizonte, después  movía el travesaño deslizante hasta alinearlo con la estrella, como se muestra. El brazo mas largo estaba graduado, y la posición del travesaño indicaba en grados la altura de la estrella sobre el horizonte.

       Era más fácil de manejar que el astrolabio, pero no era útil durante el día,  pues el ojo humano no puede mira directamente al sol.  Mas adelante se inventó el back – staff o cuadante inglés que resolvía el problema, permitiendo tomar la observación de espaldas al sol.

EL  NOCTURNAL

        También llamado astrolabio nocturno, se invento hacia el año 1550 para indicar la hora durante la noche.

       Sosteniendo la Manija con el brazo extendido, se miraba la estrella Polar por un orificio.  Entonces se movía el indicador hasta alinearlo con otras 2 estrellas de la constelación de la estrella Polar  y señalar la hora en un disco situado en el interior del aparato. Tenía un error de unos 10 minutos.

VIENTO A UN LARGO.